Nuevo año y nuevos desafíos… entre ellos, la construcción de una nueva constitución “desde abajo y desde dentro”. Compartimos con ustedes el Documento que Pilar Santander, de nuestro colectivo, compartiera con los hermanos y hermanas que trabajan en la “Vía Popular y de los Pueblos a la Constituyente”, alimentando la discusión para la construcción de la “Nueva Educación”…

EDUCACIÓN POPULAR: UN NUEVO LENGUAJE PARA UN NUEVO CHILE

Documento propuesto por Pilar Santander del Colectivo de Educación Popular Paulo Freire.

 “Sueño con una sociedad reinventándose de abajo hacia arriba, donde todos tengan derecho a opinar y no apenas el deber de escuchar”. Paulo Freire

 Chile hoy más que nunca se encuentra en un escenario convulsionado, donde se vuelve a rearticular el tejido social que había sido fragmentado como una de las condiciones para poder tranzar esta seudo democracia, los movimientos fueron invisibilizados e inmovilizados por el Estado que los encadenó a las lógicas peticionistas, donde el proyecto se convirtió en una forma de sobrevivencia, donde se combatía entre organizaciones y artistas, por los recursos, más que una apuesta de construcción colectiva. En el marco de la crisis actual que vive la educación chilena, que se consolidara a mediados de los ‘90, caracterizándose por un proceso de exclusión, donde la educación de calidad parece ser sólo un derecho de las clases acomodadas, se pone de manifiesto un efecto segregador donde los establecimientos que ocupan mecanismos de selección pueden asegurar alumnos/as que obtienen mejores resultados y así aseguraran mayores aportes económicos.

 Esta educación está hoy en jaque, las autoridades con sus expertos no se han hecho cargo de estas desigualdades que sólo se han acrecentado, el sistema educacional chileno ha procurado otorgar a todos los chilenos la igualdad en las oportunidades de ingreso a la enseñanza básica (aumento de la cobertura educacional), no obstante, no da garantías de una igualdad de oportunidades de resultado (“calidad” de la educación), otro elemento importante para mencionar es la resistencia que generan los oprimidos1 frente a los dominantes, es frente a esta resistencia y miedo generado por las fronteras que se construirán a partir de un lenguaje que les es ajeno y complejo a los oprimidos, provocara el rechazo que conlleva a la deserción y desencanto, con los procesos educativos.

 Aunque han tratado de doblegar el espíritu de la gente éste está ebulliendo en su interior, parece que el terremoto despertó esa energía dormida, que ha reventado en las calles, donde las organizaciones se presentan con nuevas herramientas, donde se reinventan antiguas prácticas para ser leídas con nuevos lenguaje, “la Vía Popular y de los Pueblos a la Constituyente” es un espacio de convergencia donde no se busca imponer sino construir en conjunto una nueva manera de hacer política, donde las asambleas reconstruyan el poder popular, ese que hace temblar al Estado, donde se quiebre la fragmentación y desconexión en que se encuentran las organizaciones, este “poder popular” no es un ejercicio de dominación es un acto de liberación, de lucha y organización, aliñado de un cambio interior de recuperación de las confianzas, de los cariños y el respeto hacia el otro. Entonces a partir de este escenario donde la educación emanada desde el Estado está al servicio de los intereses de este y es utilizada para colocar sus propios discursos e intereses, ejerciendo una dominación simbólica, donde el Estado ha hablado de “educación popular” pero una educación de dominación, control y neutralidad, donde busca dejar las características individuales de la puerta para afuera. Se volverá a convocar a la “Educación Popular” la cual algo tiene que decir, ésta responderá a las necesidades de los sujetos y no a los interese de los poderosos, es un enfoque de educación alternativa que sembrará el cambio social utilizando la organización, que lleva a los sujetos a la liberación y la transformación.

 “Es aquí donde adquieren sentido las prácticas que se atribuyen a la Educación Popular. Esa práctica, tal vez, podría haber sido expresado con la palabra educación, recuperando para esta expresión su verdadero sentido. (Etimológicamente: extraer, sacar, exteriorizar cada uno lo mejor de sí, expresarse en espíritu de verdad y justicia). La necesidad de agregarle el apellido de “popular” surgió del hecho mismo que, en nuestra sociedad, el conjunto de prácticas, estructuras y normas que rigen y legitiman la institucionalidad educativa han jugado generalmente al servicio de una élite”2. La Educación Popular, no es neutral, y menos lo será frente al tema del cambio social, buscará dejar atrás las lógicas “bancarias”3, devolverles su voz a los excluidos, despertarlos para empoderarse de su historia y su capacidad transformadora y “para quebrar la cultura del silencio es preciso que los sectores populares recobren su palabra, aunque en un primer momento esta palabra no sea plenamente suya, sino en buena medida la expresión de su dominación”4.

 La educación popular como nos dice Freire será una praxis, reflexión y es acción del hombre sobre el mundo para transformarlo, al vincularse con las organizaciones y los sujetos y sujetas añadirá sus modelos culturales y propiciara la reconstrucción de lo político, la Educación Popular “como una práctica educativa que se inscribe al interior de un proceso más amplio, que busca que los sectores populares se constituyan en un sujeto político conciente y organizado5”.Es un elemento fundamental dentro de este escenario de reposicionamiento del poder popular, y como dice el llamado a la constituyente se forjara un camino para la liberación de nuestros pueblos y ahí en ese camino la Educación Popular permitirá los procesos de autoformación, la reflexión desde las bases y orientara los procesos educativos rescatando los saberes de los excluidos, metodologías participativas celebrando la diferencia y las diversas visiones que se enrielan en el camino hacia la liberación.

1. Concepto utilizado por Freire en “La alfabetización como elemento de la formación de la ciudadanía” .

2. Titus Bustos, Luís (2003). “Los Discursos y Prácticas de la Educación Popular: 1973-1990”. En: Revista de Historia Nº1, Universidad Arcis.

3. Sobre la concepción “bancaria” de la educación, ver Freire, Paulo (2005). “Pedagogía del oprimido”, Capítulo II. Buenos Aires: Siglo XXI

4. García-Huidobro, Juan Eduardo y Martinic Sergio. (1980). Intento de Definición de Educación Popular. Cide, p. 7.

5. García-Huidobro, Juan Eduardo y Martinic Sergio. op.cit., p. 1.

Si quieres descargar el documento completo, con artículos de Gabriel Salazar, Henry Renna (MPL), Manuel Hidalgo (Amerindia), Leandro Torchio (Centro de Estudios Francisco Bilbao), compañeros del Colegio Paulo Freire del Elqui entre otros y otras hermanos/as, pincha aquí:

VÍA POPULAR Y DE LOS PUEBLOS A LA CONSTITUYENTE (Documento Completo)

Share on Facebook Like this on Facebook