Como un efecto de la participación de un grupo de profesionales pertenecientes a la Fundación para la Pobreza – en dos sesiones – del curso Intervenciones Psicosociales del Magister de Psicología Social de la U.de Valparaíso al docente se le solicitó a nuestro Colectivo facilitar la Jornada de la Mesa Vecinal de Participación del Programa Pequeñas Localidades en Horcón, dependiente de dicha fundación en conjunto que tuvo lugar el día miércoles 20 de Diciembre en Villa Alemana. Como parte de esa Jornada se implementó un taller de tres horas de duración, facilitado por nuestro compañero Luis Bustos, con la participación de dirigentas sociales que forman parte de dicha Mesa y con la asistencia de profesionales encargados del Programa a nivel Nacional y Regional.

En el taller – al cual asistieron un total de 22 participantes – se abordaron las siguientes temáticas:

  • Condiciones para el trabajo grupal en los procesos socio-educativos comunitarios.
  • Noción de Comunidad a partir de una construcción colectiva.
  • Problemas que dificultan la participación en los espacios comunitarios.

Como parte del enfoque del curso de Intervenciones Psicosociales en esta ocasión se promovieron los siguientes objetivos:

  • Analizar la práctica de los (as) participantes aprendiendor unos (as) de otros (as), buscando caminos en conjunto para encontrar modos de hacer educación comunitaria que privilegien la participación y el aprendizaje activo.
  • Vivenciar una metodología de trabajo que haga posible una relación educativa participativa que pueda ser proyectada a los procesos comunitarios en los cuales los (as) participantes se encuentran insertos (as).

Los aspectos que más resaltaron los (as) asistentes de la experiencia educativa que se promovió fue:

  • La relevancia que tienen las personas en los procesos de Educación Comunitaria y al respecto dicha consideración fue fundamentada señalando que el norte ético ha estado dirigido, cuando se habla de protagonismo a nivel comunitario, en la dignidad del ser humano, a creer y a confiar en el otro.
  • Lo significativo de considerar que uno de los principios fundamentales tiene que ver con la valoración de la práctica, es decir con crear condiciones para el trabajo colectivo. Ello se vincula, por lo tanto, con la importancia de asumir que somos un recurso de aprendizaje entre unos (as) y otros (as). Y, esto también está referido con una actitud de aprender a aprender, “me siento capaz, siento que puedo, por lo tanto, yo puedo aprender a aprender”.

A nivel de conclusiones se expresó que las prácticas educativas comunitarias poco han tomado en cuenta los factores anteriormente explicitados y no se ha desarrollado suficientemente una perspectiva grupal de los procesos de aprendizaje y menos se han planteado el factor sinérgico que tiene cada grupo. En la propuesta metodológica implementada estuvo presente el esbozo de una pedagogía de la diversidad. ¿Cómo trabajar con los diferentes a uno? y ¿Cómo intentar generar procesos de aprendizaje en que todos aprendan a partir de sus propias necesidades, de sus propios ritmos?. La realización de este Taller constituyó una buena oportunidad para responder en conjunto estas interrogantes.